Los aceites esenciales son extractos de plantas muy concentrados. Forman parte de la medicina natural, se usan desde la antigüedad, y su eficacia está demostrada.

Tienen múltiples propiedades, y su aplicación más común es a través de la aromaterapia. ¡Su olor te transporta y otorgará múltiples beneficios!

En las cabinas de estética se usan, principalmente, para dar masajes, y aromatizar ambientes, y se aplican en el rostro, cabello o cuerpo. También se emplean en la elaboración de cosméticos, o pueden tomarse por vía oral.

Aceite de lavanda aromaterapia

Aceite de lavanda

Los beneficios de los aceites esenciales y aromaterapia más comunes son:

    • Lavanda: calmante, relajante, y reequilibra las pieles secas e irritadas.
    • Geranio: tonificante, y fortalece las pieles sensibles.
    • Zanahoria: antioxidante, revitaliza las pieles secas y desvitalizadas.
    • Ciprés: tónico venoso, desinfectante y cicatrizante.
    • Limón: limpia las pieles grasas, y tiene propiedades antioxidantes y revitalizantes.
    • Camomila o manzanilla romana: Previene la inflamación de la piel y aporta un efecto calmante, favorece la cicatrización, y es hidratante.
Frasco con aceite de manzanilla

Aceite de manzanilla

  • Romero: tonificante, hidratante, antioxidante, y tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias. Devuelve el brillo a cabellos debilitados.
  • Eucalipto: antiséptico y estimulante capilar.
  • Menta: estimulante, devuelve el vigor al cabello, promueve el estado de alerta, concentración y memoria, y favorece la función respiratoria.
  • Salvia: antiséptico y cicatrizante se usa en el tratamiento de alteraciones de la piel.
  • Orégano: antioxidante, y favorece la digestión y función respiratoria.
  • Enebro: drenante. Bueno para celulitis edematosa.
  • Naranja: diurético, ayuda a desinflamar las piernas hinchadas liberándonos de la sensación de pesadez y rigidez.
  • Tomillo: tonifica pieles desvitalizadas, favorece la eliminación de líquido retenido, y ayuda a eliminar la caspa.
  • Jazmín: estimulante, afrodisíaco, eleva el estado de ánimo, además, se utiliza para tratar cicatrices de la piel.
Frasco con aceite de tomillo

Aceite de tomillo

A los aceites esenciales se les conoce como “aceites secos” porque no dejan una sensación grasa sobre la piel, si no aterciopelada y radiante.

¡Cuidado! son poderosos, por lo que, para resulten seguros, se deben aplicar bajo la batuta de profesionales que tengan destreza, y conozcan las restricciones de su aplicación.

Los aceites provenientes de frutos cítricos tienen efecto fotosensibilizante, que hay que aplicarlos con mucha cautela en mujeres embarazadas, bebés y ancianos, y que están contraindicados en personas que padecen alteraciones neurológicas, así como en alérgicos a la planta de la que provienen.

¡La cosmética natural ha llegado para quedarse! Pero es poderosa, úsala con precaución.