La dieta del genotipo fue creada en el año 2007 por un médico de medicina natural norteamericano llamado Peter D`Adamo, quien tras varios estudios encontró una relación entre los alimentos y la carga hereditaria de la persona.

Los genes son herencia de nuestros padres, sumado a la influencia del ambiente materno en el período fetal. Y el genotipo es el conjunto de los genes que existen en el núcleo celular de cada individuo.

A través de la dieta del genotipo se busca destacar de cada paciente los genes beneficiosos y silenciar los genes negativos.

En qué consiste la dieta del genotipo

Para  determinar el geneotipo se necesita:

  • Las medidas de la longitud de piernas y torso
  • Las medidas de los dedos índice y anular de ambas manos
  • El grupo sanguíneo ABO
  • El grupo sanguíneo Rhesus (Rh)
  • El estado secretor (opcional)
  • Las medidas y observaciones de la fuerza del genotipo
  • Además, se valoran los antecedentes de obesidad mórbida, diabetes o alergias alimentarias

Una vez determinado el genotipo se elabora una dieta personalizada.

10 ventajas de la dieta del genotipo

  1. Es una dieta individualizada, que se adapta a la persona.
  2. Es rica, variada, equilibrada y nutritiva.
  3. Reduce el estrés de otras dietas, porque no se pasa hambre, ni se pesan los alimentos, ni se cuentan calorías.
  4. No es una dieta restrictiva.
  5. Es una dieta fácil de mantener en el tiempo, y ofrece resultados duraderos.
  6. Mejora la digestión y problemas estomacales
  7. Favorece la eliminación de líquidos retenidos y ayuda a desintoxicar el organismo.
  8. Mejora el aspecto de la piel, el pelo y las uñas.
  9. Quien a sigue se siente más liviano y lleno de energía
  10. Mejora la autoestima

¿Con qué genotipos se trabaja en esta dieta?

Se conocen 6 genotipos denominados: cazador, recolector, profesor, explorador y nómade. Y a cada uno de estos genotipos, se le restringen ciertos alimentos:

  1. «CAZADOR»

Tipo de sangre: Sólo tipo 0 (IV).

Este genotipo posee un metabolismo fabuloso, posee unas extremidades delgadas, largas, y espalda fuerte. Pueden ser sensibles al trigo, por lo que deben evitar las harinas, incluso la integral, y la leche. Les es muy beneficiosa la carne.

  1. «RECOLECTOR»

Tipo de sangre: 0 (IV) o B (III).

Son vulnerables a la conservación de calorías en forma de grasa almacenada, y por tanto a engordar.  Los recolectores no suelen ser muy altos y sus piernas son más cortas que sus muslos. Deben reducir el contenido de fruta, los carbohidratos como pan o pastas, arroz, lentejas, y garbanzos.

  1. «MAESTRO»

Tipo de sangre: A (II) o AB (I).

El maestro es fuerte y fibroso. Deben minimizar el consumo de azúcares simples, el pollo, y los carbohidratos refinados, debido a que sus productos de degradación producen una elevada proliferación microbiana en el intestino inferior. Deben basar su diera en verduras, baja en bacterias de crecimiento excesivo,  y alta en fitonutrientes.

  1. «EXPLORADOR»

Tipo de sangre: Puede ser cualquier tipo de sangre. Muchos son Rh negativo.

Los exploradores son típicamente mesomórficos, poseen bajo a mediano porcentaje de grasa corporal, un metabolismo alto , y una gran cantidad de masa magra y tamaño muscular. Físicamente, pueden parecen estar en buen estado de salud, pero se quejan de una pérdida repentina de energía o una incapacidad repentina para tolerar ciertos alimentos. La sensibilidad a la cafeína es un sello distintivo de los exploradores. Además de la cafeína deben evitar las harinas de trigo,  la carne de cerdo, atún, leche y semillas.

  1. «GUERRERO»

Tipo de sangre: A (II) y AB (I).

Son delgados y sanos durante la juventud, en un período de su vida adulta de repente engordan y les cuesta mucho bajar de peso. Tienen problemas con el espesor de su sangre, y sufren de estreñimiento crónico, cólicos, y gases. Afortunadamente, estos síntomas pueden aliviarse con una dieta adecuada  Los alimentos que deben evitar son el pollo, la mayoría de las carnes rojas, mantequilla, leche entera y derivados.

  1. «NOMADA»

Tipo de sangre: B (III) y AB (I).

Es un genotipo poco común, limitado al grupo sanguíneo B. Los nómades tienden a ser de huesos grandes y su índice de masa corporal y las proporciones cintura cadera son a menudo más altos que el promedio, pero esto no es necesariamente una indicación de exceso de grasa, es más bien de masa muscular.  El hígado y el bazo pueden ser órganos problemáticos para este genotipo, y por lo tanto, este genotipo tiende a presentar más enfermedades hepáticas inflamatoria, hepatitis y cirrosis. Si el nómade sigue una dieta adecuada, puede ser sano y longevo. Deben evitar el pollo, palta, y el tomate.