Puede que te sorprenda saber que la Bella Durmiente no era bella solo por ser bella, sino por las largas horas de sueño a que fue sometida por el hechizo de la malvada bruja. Así es: sueño y piel son los mejores aliados.

Esto no quiere decir que vas a lanzarte a dormir por días seguidos, pero si duermes el tiempo que necesitan tus células, órganos y músculos para regenerarse (entre 7-8 horas) lograrás obtener múltiples beneficios que se notarán sobre todo en la belleza y lozanía de tu  piel.

¿Quieres saber todo lo que sucede en tu piel mientras duermes?

Mientras duermes, las células de la piel descansan y ésta se va recuperando del daño que ha sufrido durante el día (ambiente, rayos UV, etc). Es por esto que hay distintos tipos de cremas y tratamientos para las diferentes horas del día.

Durante el día, la piel se debe de proteger, mientras que por la noche, es momento de restaurar y reparar. Si formamos hábitos que fomenten el cuidado correcto de nuestra piel, le daremos la oportunidad de recuperar su vitalidad, combatir las líneas de expresión y arrugas y lucir más radiante. Durante 8 horas,  la piel empieza un proceso para producir y reconstruir el colágeno y elastina naturales, así es como se regenera y al día siguiente amanece revitalizado. Es por esto que sueño y piel están íntimamente relacionados.

Sabemos también que mientras dormimos liberamos toxinas en forma de sudor, a través de siete millones de poros distribuidos en todo nuestro cuerpo, por lo que nuestra piel sufre de una pequeña deshidratación, haciéndose más receptiva a tratamientos reparadores concentrados.

También es importante que recuerdes que cada tipo de piel tiene características diferentes, por lo que te recomendamos que vayas con un profesional a un centro especializado de BePretty, como la Estética Mandala en Chile o Relax by La Foret en Colombia 

Recuerda que la piel es el reflejo de tu descanso.