Cada vez son más las personas que optan por seguir dietas para adelgazar rápido con las que bajan de peso en unos días, comiendo inadecuadamente, y poniendo en peligro su salud.

Un canon de belleza que promueve enfermedades

Vivimos en una sociedad que nos ha impuesto un canon de belleza exageradamente delgado que ha provocado no sólo la frustración de muchas mujeres y hombres, sino también la pérdida de la salud, como en el caso de las personas enfermas de anorexia nerviosa o bulimia.

La figura delgada se ha convertido en el siglo XXI en la única estéticamente aceptable y a la que se asocian otras cualidades como disciplina, inteligencia, éxito laboral y social, entre otras.

El bombardeo de imágenes de hombre y mujeres muy delgados, a través de los medios de comunicación, hace que muchas personas dejen de sentirse cómodas con su cuerpo, lo que les lleva a preocuparse constantemente por la comida, la silueta y a seguir dietas rápidas para perder peso.

No todos podemos ser flacos

Debemos comprender que no todos podemos ser delgados a menos que nuestra constitución física y genética nos lo permita. Es imposible, alterar la tipología corporal aun con dieta y ejercicio.

El deseo de ser delgados ha llevado a muchos a seguir un régimen alimenticio rápido, rígido, y no siempre saludable, a practicar ejercicio físico demasiado intenso y desproporcionado, o a beber brebajes “mágicos” o zumos détox.

Dietas “yo-yo”. Dietas para adelgazar rápido

Las dietas para adelgazar rápido, aunque puedan parecer efectivas por un tiempo, a la larga dañan irreversiblemente la salud.  La mayoría de estas dietas, no están abaladas por estudios científicos serios, y pueden constituir un atentado contra la salud.

Con las dietas rápidas o dietas “yo-yo” se puede perder peso rápidamente, pero ¡cuidado! porque se recupera a igual velocidad con la que se perdió. Por eso, se debe optar por dietas que buscan mantener constante la reducción de peso.

Muchas dietas = mayor dificultad para perder peso

Se cree que quienes siguen múltiples dietas mantienen a su organismo en un estado constante de emergencia. Esto hace que cuerpo asimile cada vez mejor menores cantidades de alimento, es decir, con el tiempo tendrán mayor dificultad para perder peso aun disminuyendo la cantidad de alimentos ingeridos.

Opta por dietas saludables, y no dietas para adelgazar rápido

Antes de caer en la tentación de seguir dietas para adelgazar rápido que nos haya recomendado una amiga, o que leímos en una revista, sería importante recordar que sólo con una alimentación variada, bien distribuida a lo largo del día, acompañada de ejercicio y de una modificación de la conducta, se puede producir una pérdida progresiva y permanente de los kilos que nos sobran.

Hay que tener presente que comer bien es algo importante. Y de la alimentación depende tu salud.

¿Y entonces cómo deben ser las dietas?

Las dietas deben ajustarse a tus necesidades de energía, que varían según tu grado de actividad física, y constitución.  Y si tienes sobrepeso, en el fondo, la dieta es sencilla: comer en menor cantidad, particularmente grasas, o hacer más ejercicio, o una combinación de ambos.

Una dieta correcta, es una dieta equilibrada y adecuada a la edad, peso y a la actividad física de cada uno.

Acepta tu cuerpo

El cambio del papel de la mujer en la sociedad, y la búsqueda de modelos de belleza femenina delgados y andróginos, ha favorecido el seguimiento de dietas rápidas e insalubres. Trata de mantenerte en el peso en el que te encuentres cómoda, pero acepta tu cuerpo tal y como es. Y si decides seguir una dieta hipocalórica, ponte en manos de un nutricionista, quien indicará cómo bajar de peso de manera saludable.