Aunque tratamos de elaborar snacks saludables para nuestros hijos, éstos, en ocasiones, no resultan tan saludables y se vuelven repetitivos, aburridos o con lo primero que encontramos en la despensa.

Este snack, que se toma a media mañana en el colegio, o a media tarde a modo de merienda, debe proporcionarle entre 180 y 200 Kcal, y su objetivo es amortiguar los picos de azúcar y que no estén hambrientos entre las comidas principales: desayuno, comida y cena.

Tip 1: Házselo fácil, divertido y variado.

Pon atención a que este snack saludable se vea agradable. Escoge colores brillantes, figuras divertidas con el pan y las verduras, por ejemplo), varía los tamaños, y busca recipientes divididos por secciones.  Además, trata de cambiar los alimentos, recuerda que la variedad es la base de una nutrición equilibrada, y les ayuda a no aburrirse a comer siempre lo mismo.

Tip 2: Equilibra la porción del snack saludable

Disminuye el consumo de alimentos de mucha densidad energética (altos en azúcares y grasas), y recuerda los niños consumen raciones diferentes a las de los adolescentes o adultos.

Tip 3: Los snacks saludables = incorporan los 3 tipos de nutrientes

Incluye un alimento de cada columna:

Cereales/Azúcares

 

Proteínas/Grasas

 

Fruta o verdura
•                 Galletas

•                 Palomitas

•                 Pan

•                 Barrita de cereal

•                 Oblea, pan de pita, tostada

•                 Chocolate

•                 Etc.

•                 Atún

•                 Pavo o jamón

•                 Queso

•                 Yogurt

•                 Frutos secos

•                 Aguacate

•                 Huevo

•                 Etc.

•                 Fruta

•                 Pepino

•                 Zanahoria

•                 Apio

•                 Brócoli

•                 Etc.

 

Por ejemplo:

  • un sándwich de pavo + unas rodajitas de pepino con sal y limón + sandía en cubitos.
  • Unas palomitas + unos taquitos de queso + una manzana.

 

Tip 4: ¡No dulces ni bollería procesada!: opta por snacks saludables

El procesamiento industrial destruye los nutrientes de la comida, e incorpora abundante azúcar y harina refinados, aceites hidrogenados, y aditivos insalubres. El consumo de proteínas y grasas en el snack les ayuda a amortiguar los picos de azúcar y no estar tan alterados como cuando consumen alimentos procesados.

Tip 5: No te rindas con las verduras

¿Sabías que los niños tienen que probar al menos quince veces un alimento para que lo acepten y les guste?  Sigue ofreciéndole verduras, y permíteles que hagan una lista de las verduras y frutas que les gustaría incorporar a su snack.

Tip 6: Dales snaks saludables y “superfoods”

Quinoa, chía, amaranto, cacao, son algunos de los alimentos ricos en proteínas, fibra y nutrientes recomendables para un crecimiento integral y saludable.

Tip 7: No olvides los líquidos. Completan el snack saludable.

Y opta por agua mineral o jugos de frutas naturales.

Tip 8: Edúcalos en “lo integral”

Procura que los panes y las galletas sean integrales, son más saludables que las refinadas e incorporan más fibra.

Tip 9: Llévalos al supermercado y que te ayuden a preparar los mejores snacks saludables

Haz a tus hijos partícipes de la compra familiar, porque es parte de su educación para la salud, y el podrá escoger lo que le gusta, dentro de las opciones que le vas a ofrecer. Además, puedes involucrarlos en la preparación del snack, y en la elaboración de recetas del hogar.

Tip 10: Organízate

Revisa el calendario de verduras y frutas de temporada para hacer la lista de la compra, porque tienen mejor sabor, calidad y precio. Selecciona varias recetas que incluyan las frutas y verduras que les gustan a tus hijos y elabora un menú semanal, para así ofrecer a tus hijos variedad, y planea con anticipación los snacks de la semana siguiente.

Creativo y saludable

Recuerda que el tentempié escolar o la merienda debe ser un snack saludable, creativo, y práctico, y debe incluir al menos una porción del grupo de las verduras y frutas.