La actriz recorrió el pasillo hasta el altar enfundada en un vestido color marfil con escote corazón repleto de detalles. El diseño de Zuhair Murad dejaba sus hombros al descubierto y del que nacía, a la altura de la cintura, una falda de estilo princesa con larga cola. Para rematar, Sofía llevó el pelo suelto, ondulado y hacia un lado con pendientes en forma de lágrima de Lorraine Schwart, falda ajustada y cola a modo de capa desde la cintura. Se ha necesitado el trabajo de 32 personas, que han completado el encargo en 1.657 horas. El diseño cuenta con 2,7 kilos de perlas y 50,3 de lentejuelas incrustadas en tul de seda. Además, Sofía contó con 10 personas que la ayudaron a estar perfecta en el día de su boda.

Zuhair Murad ya había trabajado con Sofía en algunos de sus looks más icónicos, como el traje que usó en la entrega de los Emmy en 2012, considerado uno de los más memorables en la historia de la gala.

“Me encantó tener la oportunidad de trabajar con Sofía en su vestido soñado. Quería que Sofía luciera fenomenal en el día de su boda, mostrando su figura de reloj de arena y destacando sus curvas. Expresamente me dijo que quería lucir sexy, así que creé un diseño que mezcla la suave sensualidad de las transparencias del tul, con el glamour adornado de las piedras y mini perlas”, declaró el diseñador a la revista People.

El traje se inspiró en la colección de alta costura Primavera-Verano 2013 del diseñador, que a su vez, tomó inspiración del arte griego y romano y destaca sobre todo por los intrincados detalles que cubren cada centímetro del tejido, con arabescos barrocos bordados a mano con efecto 3D en la zona del cuerpo, además de un cinturón de perlas.

BEPRETTY

Disponible-en-el-App-Store0afa3c60.android-app-on-google-play